Empezamos a acercarnos a las 2000 piramicamas vendidas

LA MEJOR CAMA DEL MUNDO


El Efecto Piramidal posee innumerables ventajas, de las cuales solemos destacar la imposibilidad de putrefacción, por lo tanto la prevención de todas las enfermedades bacterianas, así como la reestructuración molecular de toda la materia expuesta. Sin embargo todo esto no es tan claro para la mayoría de las personas, por lo tanto no se suele apreciar su extraordinario valor porque dichos efectos no se traducen en sensaciones inmediatas. Los efectos antiaging, por ejemplo, se notarán tras muchos años; los efectos bacteriostáticos se notarán en meses o los primeros años, en contaminaciones bacterianas que no avanzarán, año tras año sin gripe, heridas que no se infectan y curan sin dejar ni cicatriz. Los efectos sobre el sueño serán los primeros en apreciarse, cualquiera sea la edad, estado físico o la actividad que se realice.

Foto perpectiva piramicama con mujer dentro

Las mejoras en los procesos oníricos -o sea los procesos del sueño- son más comunes como experiencia desde las primeras noches que se duerme en una cama piramidal. Como resultado de las correcciones a nivel molecular, que comienzan inmediatamente al empezar a dormir en una pirámide, se obtendrán los mejores beneficios en el tiempo que tarda en transformarse toda el agua corporal en "agua piramidalizada" (dos o tres meses), pero los efectos de la tonificación muscular se perciben en las primeras horas, al regularse las tensiones electromagnéticas del cuerpo y entrar en sintonía con el medio Gauss de la atmósfera terrestre.


ONDAS CEREBRALES Y PIRÁMIDES

La mayoría de las personas no tienen disciplina adecuada para entrar en el estado del sueño, tal como resulta necesario cuando se vive en el estrés auditivo, visual, de acción, etc., sobre todo en las ciudades. En medio de la vorágine cotidiana, están la mayor parte del día produciendo ondas cerebrales Beta, pero en ritmo intenso y alterado, subiendo por momentos hasta convertirse en ondas RAM - Alta, con lo que buena parte del día lo pasan en estado de relativa confusión y sin duda con alto nivel de estrés. Estas personas son las que más sienten el efecto piramidal desde la primera noche, pues la armonización del campo magnético corporal les hará producir más ondas Alfa desde que entran en la pirámide, para luego, durante todo el proceso del sueño, inducir al cuerpo a una relajación muy profunda. Este estado de relajación permite al cerebro (y lo hace inexorablemente) evacuar basura cuántica (electromagnética) y toxinas (químicas) en las que está codificado el "estrés acumulado".

Cuadro explicativo ondas cerebrales

Por ello se recomienda a las personas muy estresadas que comienzan a dormir en una Piramicama, que se acuesten dos horas antes de lo habitual, o que se preparen para dormir dos horas más durante la mañana, a menos durante la primera semana, porque les resultará casi imposible levantarse antes de lo que el cuerpo exige naturalmente. En cualquier caso, se levantarán con un aparente "cansancio", porque suelen desconocer la diferencia entre el cansancio y el relax profundo. La diferencia la comprenden un rato después, cuando al comenzar la actividad notan una gran vitalidad, ausencia de cansancio, continuando sus tareas habituales con mucha más energía que lo habitual.

En cambio, el hombre que vive en el campo y lleva una vida tranquila, que medita una buena parte del día mientras trabaja, o el creativo que trabaja en lo que le gusta, empieza a tener sueño y simplemente se acuesta cuando le entran ganas de dormir, produce a lo largo del día más ondas Alfa, combinadas con ondas Theta, y sus ondas Beta son normales, sin alteración en los ritmos. Comienza a producir ondas Alfa en mayor cantidad antes de acostarse, de modo que entra en el estado de sueño más lentamente, ya que lo hace desde antes de irse a dormir. Estas personas no suelen sentir el efecto de la pirámide inmediatamente, pero la mayoría despertarán un poco antes. Incluso hay casos en que han empezado a dormir dos horas menos que antes, ya que despiertan con gran energía vital y el cerebro no puede dormir más de lo que necesita.


LOS OCHO SISTEMAS DEL CUERPO

Una cama piramidal, con un colchón de buena calidad, en los que pasaremos la tercera parte de la vida, es algo que garantiza no sólo el buen dormir, la ausencia de trastornos del sueño, sino también mejoras y optimización de todos los sistemas vitales del cuerpo: nervioso, óseo, muscular, endocrino, inmunitario, circulatorio y digestivo, con consecuencias sin duda excelentes en el sistema no vital, pero en muchos sentidos importante: El sistema reproductivo.


Para cualquier duda escríbenos o si estás en España introduce tú teléfono en este formulario y te llamamos gratis